Blogia
^^ placida ^^

Música

Badoa berriz Aizkorbe jauna

aizkorbe jauna @ ondarra

Él ha tenido muchos nombres como pinchadiscos: "cajero de Ikea", "niño/chico tóxico", Aizkorbe jauna... quizá por eso fue menos conocido en su día. Por eso, y porque nunca participó del circuito homosocial de los DJs de esta ciudad, centralizado en el Etxekalte. Así, se mantuvo (y aún sigue) en el más estricto underground.

Sin embargo, si yo tuviera que destacar y reseñar a un DJ al que admiro, lo elegiría a él sin duda ninguna. Nuestra historia en común comienza al principio de los dosmiles, en el antiguo Ziripot de la calle Larramendi. El DJ residente de este bar de "ambiente", Glutton, lo llamaba a él de vez en cuando y también a mí. Allí lo escuché por primera vez, recuerdo que ponía Xuxa y el Leti-rap de Leticia Savater. Me parecía lo más, y también me parecía guapo (no sabía que no le gustaban las chicas, ya me entienden), aunque su aire distante y antipático me desalentaba y nunca llegamos a hablarnos. Creo que sin que él ni yo misma nos diéramos cuenta, me inspiró a ser menos "políticamente correcta" pinchando, y me atreví con Raphael y otras músicas totalmente tabú para la época y el lugar en que vivíamos.

Volvimos a encontrarnos años más tarde, en una "Ttan-ttakun festa" en Jareño. Todo esto está documentado en mi viejo blog. Fue una especie de flechazo artístico. Con nuestros estilos algo más maduros, por fin hablamos y empezamos a pinchar juntos: la mítica fiesta Los noventa no fueron un error, muchas sesiones en el Ondarra, alguna en el Etxekalte y en el Arraun, y aquella vez que pinchamos en el Bilboloop... :_) La época álgida del dúo placiditóxico fueron los años 2005 y 2006. Él se quejaba de que siempre me ponían a mí la primera "plácida ye-yé y chico tóxico"... y con razón. Poco a poco lo fuimos dejando, la vida también nos llevó por sitios distintos: yo me hice feminista, luego madre; él cocinero internacional, pero jamás tuvimos un mal rollo, siempre nos hemos llevado de maravilla. Él tiene una personalidad muy particular: es muy serio, sarcástico, despiadado, cero pelota... Tanto, que a veces incluso dudas ¿le caeré bien?

Se fue a Chile, volvió, y ahora dice que se va a Madrid. El viernes pasado hizo una fiesta de despedida en el Ondarra, e invitó a pinchar a algunos amigos y amigas. Todo esto con la complicidad de Jon Pereg, un jovencito influenciado por las viejas sesiones placiditóxicas. Lo pasamos genial. Yo que ya casi no salgo, me di cuenta de que alguna huella dejamos en la vida cultural de esta ciudad; que alguna gente nos recuerda. Es necesario decir que esos temas de Espanish Boogie que con tanto éxito ha mezclado DJ K**o, nosotras los poníamos hace mil años, aunque no supiéramos mezclar. Hay que decir que mientras otros nos atacaban, Javi P3z siempre nos defendió.

Rescato las viejas fotos y sigo la evolución de nuestros atuendos y peinados; me doy cuenta de que éramos una especie de grupo musical, sólo que nunca supimos tocar, sólo pinchar canciones-canciones-canciones, que tampoco es tan malo ni tan tontería ni tan fácil. Aitor y yo fuimos (y somos) el underground del underground: queers y de pueblo, nacidos en el 78, con nuestros complejos y traumas, pero únicos e irrepetibles. 

Ahora el chiquillo se nos va a Madrid. Se convertirá en un hype, y sus amigos de aquí... ¡le echaremos de menos!

placi+niño 

P1010175

P1010105

esete16 054 

P1010038

P1010084

P1010121

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Música popular femenina II

Hace unos años inicié una serie de torpes notas sobre música de chicas o las chicas en la música. Alentada por un par de artículos que acabo de leer en la revista Pikara, me animo a recuperar un texto que tenía en borradores desde hacía unos meses. Está incompleto pero vaya, esto es un blog. Puede seguir otro día ;-)

Ellos son los que saben de música (o al menos eso nos habían contado)

Es raro que en aquellas notas iniciales no mencionara mi hartazgo sobre la supuesta superioridad de los chicos en cuanto a conocimientos y criterio musical. Creo que casi todas las chicas (y algunos gays) a las que les apasiona la música habrán notado alguna vez ese afán masculino de instruirnos en sus gustos, absolutamente convencidos de que son los buenos y los únicos válidos: estoy hablando de ése novio que con 15 años despreciaba tu disco de Prince mientras se compraba uno de Phil Collins, o de esos pesados que en la universidad se empeñaban en prestarte discos de The Pixies, y ni se fijaban en los tuyos de Cibo Matto o Vainica Doble. Me refiero a esos vendedores de discos que fiscalizaban tus compras y miraban con una sonrisa de desdén tu selección antes de meterla en la bolsa. Como nos han educado para creer que todo lo que hacen y dicen los chicos es mejor, nos ha costado mucho alcanzar la seguridad suficiente para defender lo que siempre sentimos que era justo.

Hacia una crítica musical feminista

María José Belbel me mandó La perspectiva de género y la música popular: dos nuevos retos para la musicología, de Laura Viñuela Suárez, una rareza de libro, puesto que apenas hay bibliografía sobre el tema en castellano (ya dice Belbel que hay que aprender inglés para leer mucho más). Viñuela hace un resumen de los aportes de las musicólogas y musicólogos que desde una perspectiva postestructuralista y feminista han criticado los cimientos de la musicología tradicional, reclamando que adapte sus métodos de estudio a la música popular, y en el caso de las feministas, haciendo visible por un lado la exclusión de las mujeres, y por otro proponiendo una lectura de sus aportaciones.

La crítica musical feminista es un poco más tardía que la literaria, y se desarrolla a partir de los 80 con una labor de recopilación de trabajos de mujeres músicas y compositoras, lo que Viñuela y otros autores llaman "la historia contributiva". Esa base documental será importante para desarrollar una teoría crítica feminista sobre la música popular en los años 90. Algunas referencias básicas (in english):

  • Feminine Endings; music, gender and sexuality, de Susan McClary (1991). 
  • Gender and the musical canon, de Marcia Citron (1993).
  • Musicology and difference. Gender and sexuality in music scholarship de Ruth A. Solie (1993).
  • Music, gender and education, de Lucy Green (1997).
  • Gender, musicology and feminism, de Suzanne Cusick en Rethinking music, editado por Nicholas Cook y Mark Everist (1999).

Estos trabajos coinciden en desestabilizar los términos tradicionales del discurso sobre la música, poniendo en duda nociones como las de "genio", "inspiración", "originalidad", y la propia posibilidad de estudiar la música desde un punto de vista "objetivo". Al contrario, describen la música popular como un fenómeno nunca separado o separable de la realidad social, sino en el mismo centro de las prácticas discursivas contemporáneas, atravesadas por múltiples ejes de poder.

En cuanto a las mujeres en la música, el panorama que arrojan los primeros estudios de musicología feminista no es muy alentador, ya que todos los elementos que constituyen la música, incluso los más "puros" y supuestamente "menos contaminados socialmente" (por ejemplo el sistema tonal) están construidos sobre oposiciones binarias de género. La oposición patriarcal virgen/puta funciona a las mil maravillas en la música popular, por tanto es interesante el análisis que hace Green de las mujeres performers sirviéndose de la noción de display (exhibición). Toda mujer en situación de displayer, mostrándose en público, está en la posición de puta para el subconsciente colectivo. Distingue a cantantes, instrumentistas y compositoras. Las cantantes hacen el display más sexual pero no ofenden tanto como las instrumentistas, que, parapetadas detrás de sus instrumentos adoptan una posición de mayor indiferencia y poder hacia el público. Las compositoras se meten en el terreno masculino por excelencia: el reino de "la mente".

Las aproximaciones al tema desde la sociología también son muy interesantes, porque hacen una primera descripción de las maneras en que la música popular crea subjetividad de genero. Por ejemplo Simon Frith y Angela McRobbie afirman en "Rock and sexuality" (1978) que aunque el rock se presente "como una forma de rebeldía contra el sistema de valores establecido, no deja de ser una práctica cultural e ideológica que participa de los valores del patriarcado". Estos autores sostienen que las subculturas ligadas a la música popular ofrecen un amplio abanico de identidades a los hombres (desde las más "soft", con el teenybop, a las más "hard" con el cock-rock e incluso identidades transgénero con el glam-rock), y en cambio las mujeres siguen atrapadas en los papeles de vírgenes y putas en el plano simbólico, y en los de admiradoras y consumidoras en el plano material.

En otro artículo de 1980 McRobbie critica a los sociólogos de Birmingham que, para estudiar las subculturas juveniles, habían centrado toda su atención en las calles y los ámbitos públicos, ignorando el ámbito privado y doméstico donde actúan las chicas, y que es fundamental para comprender el conjunto. Se me ocurre aquí que algunas de las prácticas domésticas de las chicas tendrían que ver con la customización de ropa, la elaboración artesanal de mixtapes y fanzines, los clubs de fans... seguramente hará referencia a prácticas más colaborativas, invisibles y menos protagónicas típicas de las chicas, y necesarias para que ellos puedan ser protagonistas.

Para terminar con el libro de Viñuela (no es cuestión de resumírselo entero, léanlo ustedes) parece interesante el trabajo de Mavis Bayton, Frock Rock: Women performing popular music (1998), sobre todo porque en este caso la autora ha tocado en un grupo (The mistakes) y la distancia hacia su "objeto" de estudio es más corta. Ya sabemos que la presencia de mujeres en las posiciones de poder de la música es escasa, y que la producción y la difusión (incluida la crítica musical) están en manos de los hombres: "aparentemente no hay nada que impida participar a las mujeres". Aparentemente.

Sin embargo, Bayton apunta algunas causas: falta de dinero para comprar el material necesario, espacio para ensayar, tiempo para ensayar y componer... esos problemas pueden ser comunes a los dos sexos, pero para las mujeres la más determinante de todas es el mismo hecho de serlo: ser el objeto en la ideología del romance, menor asertividad para exponerse al público, falta de los conocimientos técnicos necesarios para formar un grupo, mayor oposición y estigmatización social por el hecho de tocar en un grupo, etc. En definitiva, añadiría yo, que no nos han educado (en el sentido más amplio de la palabra) para ello. Los impedimentos, las prohibiciones más influyentes son las no escritas y aparentemente invisibles. 

Uno de los aspectos más llamativos del análisis de Bayton es su cabreo con Courtney Love y las riot girls de los 90. Tras su genealogía de punk-lesbiano y separatista de los 80, las chicas de los 90, con sus gazelles y sus coletas despeinadas le parecen unas putas traidoras. No las entiende, y hay una ruptura generacional en mi opinión muy triste.

Yo estoy a favor de hacer genealogías, de entender a cada una (a cada música, a cada teórica) en su contexto, para poder hacer lecturas feministas sobre música popular abiertas y cambiantes, divertidas, que nos permitan repropiarnos y entender esta maldita locura que es la cultura popular.

Intentaré seguir con esto.

Remember love: Yoko Ono y John Lennon como pareja igualitaria

Este año se celebra una doble efeméride de John Lennon: el 9 de octubre, el 70 aniversario de su nacimiento; y el 9 de diciembre, el 30 aniversario de su muerte (por asesinato).

Apenas consumo mass-medias, pero he visto la cara de Lennon en alguna revista, así que supongo que estarán hablando de él. También hay reediciones muy chulas de sus discos, como la del Double Fantasy, que ha sido para mí toda una revelación.

Hasta ahora era mucho más fan de Yoko que de John, pero he cambiado de opinión: soy fan de ella, de él y de la pareja.

Casi todo el mundo que haya vivido en el siglo XX sabe que Yoko Ono fue una bruja muy mala que arrancó al angelical John de los Beatles, grupo mítico e indestructible que hubiera debido seguir cantando las mismas canciones 50 años más. Pero resulta que mucha otra gente sabe que probablemente los Beatles se iban a separar de todas formas, y que John era un hombre en sus cabales que actuó sin coacción alguna, y que de hecho se enamoró de esa bruja asiática y fueron felices hasta que el fascismo en forma de maniaco acabó con su vida.

Bed peace, hair peace

En el documental The US vs John Lennon, nos enteramos del activismo pacifista de la pareja, y del espionaje y acoso que sufrieron por parte de la administración de Nixon, debido a sus acciones pacifistas tan mediáticas y a sus conexiones con grupos políticos subversivos como las panteras negras. Varios señores retirados del FBI cuentan cómo y por qué los espiaban.

Ya en la última etapa de los Beatles, Lennon se mordía cada vez menos la lengua sobre sus opiniones acerca de la guerra de Vietnam y la política en general. Con Yoko, inició una etapa de intenso activismo pacifista, a través de performances, discos y apariciones públicas. 

Al poco de su boda en Gibraltar en marzo de 1969, Ono-Lennon hacen una performance pacifista (y un poco feminista). En lo que se supone es su luna de miel, llaman a toda la prensa a su habitación en el hotel Hilton de Amsterdam, y les esperan en pijama, metidos en la cama, con unos carteles que dicen: BED PEACE, HAIR PEACE. Es una protesta pacífica por la paz, una encamada, que dura varios días. "Quédate en la cama y déjate crecer el pelo hasta que logremos la paz". Les acusaron de locos y de frívolos, pero la acción sigue resultando original, graciosa y desinteresada... Aprovecharon su estatus de celebrities y su poder de atracción sobre los medios para hacer este tipo de cosas.

Formaron la Plastic Ono Band, banda sonora de las masas progres y contraculturales de finales de los 60. Participaron en muchas manifestaciones y conciertos por distintas causas. Financiaron y apoyaron públicamente a las Panteras negras.

Realizaron acciones artístico-mediáticas como "War is over", eslogan que colocaron en vallas publicitarias en distintas ciudades del mundo... Todo esto cabreó mucho al facherío yanqui, que quiso echarlos de EEUU (vivían en Nueva York) aprovechando que eran extranjeros. El documental se detiene en este episodio, que supuso varios años de juicios para la pareja. Con Nixon definitivamente defenestrado, por fin les dejaron en paz.

Yoko Ono siguió siendo, en palabras de Lennon, "la artista famosa más desconocida del mundo". El odio machista y racista hacia ella no disminuyó. Conscientes de ello, siguen colaborando en sus proyectos artísticos. Seguro que muchos antiguos fans de Lennon no soportaban ver a Yoko en el vídeo de "Imagine". Si la canción les resulta empalagosa, prueben a ver el vídeo con otro fondo musical. El detalle "this is not here" es muy Yoko, y los gestos de complicidad que tienen al final son conmovedores.

Double Fantasy & Dakota days

Tras las turbulencias políticas y también alguna amorosa, nace Sean Ono-Lennon el 9 de octubre de 1975. Ya habían acordado que ella se ocuparía de trabajar y de los negocios, y que él cuidaría al bebé, en un intercambio de roles nada habitual en las parejas heterosexuales de aquella época (ni de ésta). Lennon fue un padre entregado y dulce, que se dedicó a su hijo desde el momento en que nació; se convirtió en lo que los machistas llaman un auténtico calzonazos: "Él no salió de mi vientre, pero, por Dios, yo hice sus huesos, porque yo atendía todas sus comidas, y la forma en que duerme, y el hecho de que nada como un pez."  

Double Fantasy, el último disco que grabaron y que se publicó pocas semanas antes de la muerte de Lennon, merece una relectura. Se publicó en 1980, tras un silencio discográfico por parte de John de 5 años (los que había dedicado al cuidado de Sean). El público y la industria musical quería sólo las canciones de John, pero él hizo el disco a medias con Yoko. Recuerdan un poco a Birkin-Gainsbourg por el formato pareja y el erotismo, pero en Ono-Lennon la relación entre ambos es mucho más igualitaria. No cantan juntos; cada uno escribe y canta sus canciones, y musicalmente parecen dos discos distintos puestos juntos en forma de cremallera (las canciones de él son clásicas y luminosas; las de ella modernísimas y mucho más oscuras). Sin embargo, las canciones de uno y otro crean una narración, en forma de diálogo, sobre su propia relación: un gran amor que se mantiene en el tiempo, pero también hay crisis y líos. Llega un bebé, y vuelven a disfrutar de un amor tranquilo. 

Lejos de los estereotipos de falsa juventud y superpotencia sexual masculina del rock, Lennon hace una parte de pop maduro, sin ningún complejo, en estado de gracia, y emociona hasta las lágrimas. En (Just like) Starting Over, reconoce que no es una máquina sexual:

Everyday we used to make it love
Why can’t we be making love
nice and easy

Ella le responde con la sensual Kiss Kiss Kiss, que volvió a grabar en 2007 con Peaches. En Cleanup Time, John vuelve a mostrarse liberado de las imposiciones de la masculinidad; sin amigos y sin enemigos, puede reirse de los papeles sexuales:

The queen is in the counting home
Counting out the money
The king is in the kitchen
Making bread and honey
No friends and yet no enemies
Absolutely free
 

Las canciones de ella son mucho más duras, como Give me something, o I’m moving on (me voy), que sigue a I’m losing you, el lamento de Lennon. Sin embargo, todavía no hemos escuchado nada, porque la magia llega hacia la mitad del disco con Beautiful Boy, la maravillosa nana que Lennon le dedica a su hijo Sean, una canción que me recuerda mucho a las Vainica Doble (será que las Vainica eran muy fans de los Beatles y de Lennon). Otro ejemplo de transgresión de papeles sexuales: ¿qué rock-star masculina componía nanas?

La cima del disco llega, en mi opinión, con Watching the wheels. El mismo John de las cuatro canciones anteriores, canta, sobre una melodía perfecta, que la gente piensa que está loco, pero que él es feliz viendo las ruedas girar, feliz en su nueva existencia "slow", lejos de la fama y el estrés anterior; "I just had to let it go", nos dice.

 

Yoko abandona la oscura furia anterior, pero no la ironía, y canta "I’m your angel" con voz de bruja buena. Lennon sigue igual de entregado, y le dedica "Woman", una canción que suena a los Beatles en los 80 y a Kiss FM, pero que una vez que te olvidas de ello y te dejas llevar por la voz de Lennon, te transporta a tiernos y melódicos mundos. "Woman" es el homenaje de Lennon a Yoko y "a todas las mujeres", dijo. Lennon se "curó" de su machismo gracias a Yoko; aprendió a valorar a las mujeres, y reconoció no haberlo hecho hasta entonces (maltrató a su primera esposa). 

Sigue el diálogo con algunas canciones más, y llega la última, "Hard times are over", que es esperanzadora pero también premonitoria (los malos tiempos han acabado, al menos por ahora).

Cuando termino de escuchar este pedazo de disco me pregunto: ¿por qué no me habían contado nada de todo esto? ¿Por qué esa imagen tan distorsionada e interesada de Lennon, y por qué Yoko Ono sigue siendo una bruja en el imaginario popular?

Espero que este año de efemérides Lennonianas sirva al menos para conocer estas facetas del artista, estudiarlo desde nuevas perspectivas, y para hacer justicia a Yoko Ono, la pobre, que ya tiene 77 años. 

Peace, I love you! ;-)

Concurso reinas: chicas tocando guitarras y haciendo ruido en Barcelona

Concurso reinas: chicas tocando guitarras y haciendo ruido en Barcelona

Ahora que ha desaparecido el ministerio de igualdad, mi amiga Olatz Alberdi está haciendo algo grande: ha montado una promotora musical dedicada a promocionar grupos de chicas, y está organizando Reinas, el primer concurso pop-rock femenino de ámbito estatal.

A Olatz le apasionan los grupos de pop, rock y punk formados por mujeres, como a muchas de nosotras. Olatz no es una feminista militante, pero tiene clarísimo que en el mundo de la música, que ella conoce bien, hay mucha discriminación. Me encanta cómo ha descrito los objetivos del proyecto:

  • Reivindicar la IGUALDAD
  • Promover la CALIDAD MUSICAL en la escena femenina
  • Apoyar e impulsar la DIFUSIÓN de las bandas y artistas femeninas
  • Hacer fuerza para que las mujeres dedicadas a la música sean VALORADAS
  • Lograr que la participación femenina en la escena musical no sea algo excepcional, sino que sea NORMAL Y HABITUAL
  • Convertirse en un REFERENTE de artistas y profesionales de la música
  • Demostrar PROFESIONALIDAD
  • Que el concurso PERDURE en el tiempo

Estas son las fechas, todo en Barcelona:

SEMIFINALES

  • 3/12/10 (viernes) SALA OVELLA NEGRA
    Calle Zamora 78, Bcn
  • 9/12/10 (jueves) SALA SIDECAR
    Plaza real 7, Bcn
  • 18/12/10 (sábado) SALA MONASTERIO
    Passeig Isabel II, 4, Bcn
  • 23/12/10 (jueves) SALA APOLO 2
    Nou de la rambla 111, Bcn

FINAL

  • 15/01/11 (sábado) SALA APOLO 1
    Presentado por Itziar Castro
    Participarán 3 finalistas + LULA (EX-ROMEOS) + DJ Bye Bye chicken head

Los grupos se tienen que apuntar en myspace, y en el jurado están Gemma del Valle (co-fundadora de Subterfuge y directora de prensa); Sandra V (escritora, dibujante y presentadora de TV); Reyes Torío (artista y empresaria) y Laura Viñuela Suarez (musicóloga, escritora y empresaria de Espora, consultora dedicada a la igualdad de género, autora del imprescindible librito La perspectiva de género y la música popular: dos nuevos retos para la musicología).

Gracias Olatz por poner tus energías en un proyecto que nos hace mucho bien a todas. A ver si los dinosaurios toman nota, ponen pasta, y surgen más iniciativas para promover la participación y valoración de las mujeres en la música, que buena falta hace. No se pierdan el delicioso video promocional. Switch it on, girls!!! ;-)

Stereo Total en Donosti!!!

Stereo Total en Donosti!!!

Estoy contenta porque este verano estoy yendo a muchos buenos conciertos gratis casi sin salir de casa. Voy en bici, con un bocata y unas latas de cerveza en el bolso y me sale de lo más "apañao". Eso sí, es importante ir bien equipada, con buen calzado y chubasquero, que la lluvia no ha perdonado casi ningún día.

Hemos visto a Patti Smith, a Divine Comedy, y este fin de semana a Los Planetas y a Stereo Total. El próximo sábado iremos a ver a Kiko Veneno. Del concierto de los Planetas y de los del jazzaldi ya han dado cuenta los periódicos y los facebooks. Pero este año se ha producido un fenómeno paranormal en la programación musical donostiarra llamado Stereo Total. 

Tocaron ayer, en la terraza más alta del Kursaal, a la misma hora que Delorean. Yo me enteré porque soy un poco pueblerina y tengo la costumbre de estudiar el programa de fiestas. El concierto estaba programado dentro de una "semana intercultural", y en la terraza han instalado unos chiringuitos de tres países muy exóticos: Alemania, Marruecos y Cuba. Hay mojitos, salchicas y pintxos morunos. Y entre las actividades culturales, concierto de Stereo Total, grupo de Berlin, Alemania.

Yo no terminaba de creérmelo hasta que llegué y vi la lona con el logo del grupo. Tenía curiosidad por saber cuánta gente conocida dejaría de ver a Delorean por Stereo Total (sólo conté una). En la terraza de abajo, tresmil adolescentes arrejuntaban sus cuerpos en la fiesta Gaztea, y un poco más lejos, en Sagües, los gazte-helduak veían, puede que algo aburridos, a sus amigos de Delorean. En la terraza multicultural predominaba el vacío más total; unas cinco personas dimos la bienvenida a Françoise Cactus y Brezel Göring cuando salieron al escenario. Yo no daba crédito. Aparecieron grupitos de jóvenes alemanas, erasmus o turistas, que se pusieron a bailar alegremente las canciones. De repente estábamos en Berlin.

Françoise Cactus, toda una señora. El sonido y los cachibaches, estupendos. Mucho sentido del humor, como era de esperar, mucho pop y mucho punk, pogo vasco y stage-diving de Brezel. Sonaron los "spanish hits": No controles, Voy a ser mamáPlástico; sus "hits in spanish": Amo amor a tres, Todo el mundo en la discoteca, Bailamos en cuadrado; más hits originales: I love you Ono, Baby Ouh, Holiday Inn, Andy Warhol, etc. etc.

El final fue apoteósico. Unas treinta personas se subieron al escenario para bailar Todo el mundo en la discoteca ("odio el extasis, odio la coca, odio a los modernos") con un frenesí impensable para el público local, solo alcanzable por los erasmus. Fraçoise y Brezel iban al Bukowski, yo a casa en mi yegua de acero.

Aún sigo preguntándome quién y por qué "trajo" a Stereo Total. En Kelerville, estas cosas sólo pueden pasar por accidente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

hasta siempre Ivan Zulueta (1943-2009)

Como no podía ser de otra manera, en esta casa somos muy fans de Ivan Zulueta y estamos apenadxs por su muerte. Teníamos la ilusión de volver a Villa Aloha y dejarle unos stencils con el conejito de la portada del LP Contracorriente, de Vainica Doble, que él diseñó.

  

Hoy todo el mundo habla de Arrebato, su obra maestra, pero yo que soy más prosaica, me quedo con Un,dos,tres, al escondite inglés. Se nota, además, que muchos de los que han escrito esas notas no han visto su primera película. Yo la encontré de casualidad en VHS hace algunos años en un supermercado Eroski. La compré sin saber lo que era y aluciné en colores, nunca mejor dicho. Algo alejada de las oscuridades de Arrebato, Un, dos, tres... es alegre, fresca, irónica, llena de vitalidad. Y además tiene un gran valor antropológico-musical, porque retrata a una serie de grupazos de finales de los sesenta como Shelly y Nueva Generación, Los Buenos, Los Iberos, Los Pop Tops, Fórmula V, The End, Los Angeles, Los Beta, Henry y los Seven y Los Mitos. El argumento es muy sencillo: un grupo de jóvenes bastante pijos y hedonistas deciden boicotear el festival de Mundocanal (Eurovision), y no dudan en hacer todo tipo de perrerías a los grupos que van a cantar la terrible canción "Mentira, mentira". Bajo este esquema, Zulueta intercala viceoclips de cada uno de los grupos con sus canciones originales, y en ellos demuestra su apabullante talento, a pesar de la falta de medios materiales.

La idea de boicotear un festival de música debió de ocurrírseles a las Vainica Doble, porque siempre contaban que decidieron montar el grupo aterrorizadas ante la pobreza musical del festival de Benidorm de 1967 o 68. Al mismo tiempo, la película critica el aborregamiento cultural y musical imperante en su momento (y en el presente, claro), y las trampas de los concursos. Las vainica además hicieron la banda sonora de la película y actuaron en ella, aunque haya que estar muy atenta para verlas. Y la portada del primer disco de vainica, que como todo el mundo sabe es de 1971, la diseñó Ivan.

Ivan es importante para nosotrxs. Por eso seguiremos disfrutando, investigando e imitando su obra, que es la mejor manera de homenajearle. Les dejo con una tanda de yutubes. Los primeros son de las canciones de Un, dos, tres..., el corto "La cerillera huerfanita", protagonizado por Carmen Santonja (VD), y el homenaje a Ivan de Mischa Canibal en el teaser #2 del video Parafernalia.

¿No te encanta Prince?

Siempre me ha encantado, aunque estuviese mal visto. A mis 15 años, en la etapa "Diamonds and pearls", me seguía entusiasmando, y mi entonces noviete, futbolista del Elgoibar, se reía de mí. A él le gustaba... Phil Collins!!!! (hay algún emoticon que exprese ganas de vomitar?) ;-D

Últimamente he estado revisionando el concierto de Dormunt de la gira LoveSexy (1988), que se editó en vídeo en su momento, y que sigue siendo tan increíble ahora como entonces, por las siguientes razones que paso a listar en honor a la siempre inspiradora Diana Aller (si el mundo fuese justo, ella tendría una columna en algún periódico de gran tirada y le pagarían un pastón):

  • El vestuario: volantes, lunares, tacones, hombreras, minis de infarto, moda funk, bragas y sujes, crossover 80s y 90s... No ha perdido vigencia, y si no échenle un vistazo a la colección de Comme des garçons para H&M...
  • La bailarina: no hacen falta estudiadas y ensayadas coreografías como las de ahora, ayudadas por el montaje del videoclip, sino que el baile es mucho más espontáneo y natural, más fresco. Además de bailar, hace coros, interpreta... una maravilla.
  • Los peinados: viva la laca, los rulos y los cardados, para ellos y para ellas.
  • Los músicos de The revolution, puro funk, y sobre todo la batería Sheila E, una percusionista de raíces latinas, kreole y africanas, que sigue en activo con un grupo de jazz latino formado por mujeres.
  • El punto hortera: falsetes, medleys, mecheros encendidos en las baladas...
  • Un montaje carísimo que hizo de la gira un negocio ruinoso: un escenario gigante que incluía un columpio, una mini-pista de baloncesto o una cama gigante, y que le dan a una ganas de creer que la sociedad del espectáculo es un gran invento.
  • La ambigüedad sexual, siempre presente en nuestro príncipe, y que se resuelve otra vez de manera natural. Él es una diva, y puede permitírselo todo, pero yo al menos no veo nada sexista en su forma de entender la sensualidad.
  • ¡Viva el funk! no me acordaba de que el Prince de esta época era tan funk, por algo George Clinton era su productor. ¡Quiero bailar funk toda una noche!

Y ahora, si les apetece, les dejo el concierto, recortado y a no muy buena calidad. Aún así, a mi me sube la tensión, y al mismo tiempo me recuerda que 20 años no es nada.

 


02  Housequake~Slow Love~Adore - LoveSexy Tour Dortmund 88



03  Delirious~Jack U Off - LoveSexy Tour Dortmund 1988



05  I Wanna Be Your Lover - LoveSexy Tour Dortmund 1988



06  Head~I Love Bizarre - LoveSexy Tour Dortmund 1988



08 Controversy~Dirty Mind...- LoveSexy Tour Dortmund 1988



09 Anna Stesia - LoveSexy Tour  Dortmund 1988



11 The Cross - LoveSexy Tour  Dortmund 1988



12 Kiss - LoveSexy Tour Dortmund 1988



13 Solo Batterie Sheila E - LoveSexy Tour Dortmund 1988



14 Piano Medley - LoveSexy Tour Dortmund 1988



16 When Doves Cry - LoveSexy Tour Dortmund 1988



17  Purple Rain - LoveSexy Tour Dortmund 1988

 

Viva Poch!

Pronto se cumplen 10 años de la muerte de Poch, imprescindible frontman de Derribos Arias. Un grupo de músicos/artistas/amigos está queriendo organizar algo, un homenaje, y han creado una web para recoger ideas y aportaciones de todo tipo. Según nos cuentan, parece haber dos líneas de opinión: quienes defienden un homenaje oficial, con donostia kultura y toda la pesca, y quienes prefieren algo más underground, íntimo o sencillo. Les seguiremos la pista.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres