Blogia
^^ placida ^^

Entrevista a Diana Aller


Foto: Belen Cerviño

Hay gente que te conoce aunque tú no quieras, y hay gente a la que te gustaría conocer. Yo quería conocer a Diana, y se puede decir que no he parado hasta conseguirlo. Sabía de su existencia desde hace más de 10 años, cuando formaba parte de Meteosat y escribía el fanzine YoYo. Leí con simpatía la crónica de su boda en el suplemento La Luna, de El Mundo, como quien lee el Hola. Pero fue hace algunos años menos que me enganché a su blog y empecé a darme cuenta de lo realmente fascinante que es esta mujer.

Su enorme sentido del humor, pop y descarado pero en el fondo sensible y humilde, me ha hecho pasar grandes ratos. Creía conocerla algo después de leer algunos cientos de posts. Pero los escasos minutos que pasé con ella (y su encantador acompañante) en su visita a Donosti para actuar como DJ en Feministaldia, bastaron para deshacer alguna idea preconcebida. Aún resuenan en mi cabeza las conversaciones que tuvimos. Y su delicioso entusiasmo al aceptar la invitación. Quise entrevistarla para poder hablar más con ella, conocerla mejor, y de paso seguir ejercitando el noble arte de la entrevista, ahora que estoy jubilada del periodismo. Las notas que tomé no hacen justicia a todo lo que dijo, y las preguntas se quedaron cortas. Pero con todo, este es mi pequeño homenaje y reconocimiento a esta ilustre mujer.

Con ustedes, Diana Aller: escritora, madre de dos hijos, DJ, y defensora de la inteligencia. Actualmente tiene 35 años, vive en Madrid y trabaja como redactora en el programa Sálvame de Telecinco.

P. Leyendo tu blog, una tiene la sensación de que eres una persona muy exigente contigo misma y con los demás, incluso que es difícil caerte bien. ¿Es eso cierto? ¿Te cae bien la gente?

R. Es verdad que soy exigente, sobre todo con las personas que más quiero, pero soy simpatiquísima y en general la gente me cae bastante bien.

P. ¿Te consideras escritora?

R. Sí, y además de oficio, porque me gano la vida escribiendo guiones. Internet ha supuesto un cambio cultural muy grande, porque nos permite publicar sin necesidad de recurrir a nadie y sin ninguna censura. No creo que sea escritor sólo quien ha publicado en papel.

P. ¿Es verdad que estás escribiendo una novela?

R. Sí, es cierto. La empecé hace mucho y aún no he terminado de corregirla. Hay una editorial interesada desde hace tiempo. Como la sede está cerca de mi casa, a veces les veo y me animan a que la termine, y eso que no la han leido.

P. En alguna ocasión te has referido a tu pasado musical como "turbio". ¿Te averguenzas de tu paso por Meteosat?

R. No, no me avergüenzo para nada. Lo que ocurre es que yo hice lo que en aquel momento alcanzaba musicalmente, que quizá no era mucho. Me hubiese gustado componer, tocar bien, cantar mejor... Meteosat, Los fresones rebeldes, La monja enana y otros grupos formamos lo que en su momento se consideró "tonti-pop". Mi teoría es que aquellos grupos de estética y maneras infantiles escondían algo, todos ellos tenían algo turbio, y sus componentes ocultaban cosas. De hecho, tampoco las ocultaban tan bien, porque en una ocasión fui testigo de una orgía... en unos camerinos en medio de un concierto! Creo que quizá eramos gente un poco reprimida.

P. Actualizas tu blog con frecuencia. ¿Cómo lo has integrado en tu rutina diaria? ¿Qué momentos eliges para actualizarlo?

R. Depende del trabajo que tenga. En general, lo tengo bastante dominado, y termino pronto. De 4 a 7 de la tarde tengo que estar en la redacción por si... se muere Carmen Sevilla, por ejemplo, con lo cual dispongo de tiempo para el blog. Tardo menos en escribir que en maquetar el texto y colocar fotografías. Lo que no me gusta es ese rollo pueril en el trabajo de que aparezca el jefe y la gente cierre la ventana del facebook. Somos adultos, y yo soy muy honesta en el trabajo. Si me dijeran que no lo hiciera, no lo haría. También escribo en casa, por las noches. Elijo distintos momentos.

Hablamos un poco del feedback y de la presión que supone tener un número elevado de visitas. No es mi caso, pero el blog de Diana supera el medio millón de visitas desde su apertura a mediados de 2006. Cuenta que si no actualiza recibe emails suplicándole que lo haga. Le pregunto si investiga para encontrar temas de los que escribir.

R. No, no busco temas. Hablo de cosas que encuentro, que pienso. A veces me da por un tema y puedo ser muy pesada hasta agotarlo. Cuando voy en metro, me gusta mirar a los zapatos de la gente y a través de ellos imaginarme cómo son sus caras. Madrid está lleno de cosas, es muy inspirador.

P. Eres una feminista atípica. Tomaste conciencia de clase sexual oprimida cuando diste a luz por primera vez. ¿Cómo fue eso?

R. No, eso no es así. Desde pequeña he estado muy concienciada. Creo que todas las mujeres tenemos un despertar feminista, lo que pasa es que muchas no le hacen caso. Yo siempre he sentido que era injusto, que me minusvaloraban por ser chica. Pero tampoco me gusta el victimismo. Yo también me aprovecho de ciertas cosas, y me considero una privilegiada. En todo caso pediría cosas para otras, no para mí. Pienso que todas somos feministas atípicas. Una película que resume muy bien mi posición es Una rubia muy legal. La protagonista cumple con todos los tópicos: viste de rosa, va a la universidad sólo para ver al chico que le gusta... pero al final es mucho mejor estudiante que él. El feminismo es universal, y creo que hay que defender lo básico, la inteligencia. Desde hace un tiempo participo en la asociación El parto es nuestro. Nuestra abogada está trabajando duro para que la violencia en los partos entre en la Ley Integral de Violencia de Género.

Uau, eso me parece revolucionario... y difícil, pero tremendamente interesante, porque es un tipo de violencia sobre la que no hemos trabajado lo suficiente, y que nos da muchas claves para entender otras violencias específicas contra las mujeres. Me doy cuenta de lo tonta que he sido al pensar que Diana tuvo su "despertar feminista" en el parto, y también al llamarla "feminista atípica", como si yo tuviera más label o algo.

Quisiera hablar con ella mucho más, preguntarle muchas más cosas. Pero ya no hay tiempo. En su segunda sesión, me sorprende con canciones que me gustan y nunca pensé que ella pincharía. Por ejemplo ésa de Julieta Venegas que dice:

Hay tanto que quiero contarte
hay tanto que quiero saber de ti
ya podemos empezar poco a poco
cuéntame, qué te trae por aquí
No te asustes de decirme la verdad
eso nunca puede estar así tan mal
yo también tengo secretos para darte
y que sepas que ya no me sirven más
Hay tantos caminos por andar...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres