Blogia
^^ placida ^^

Mickey mouse en mi cocina

"No hay gruyere en la quesera que al propio Mickey Mouse no dé cobijo"

Vainica Doble, La cocinita mágica.

Dice el refrán que "a perro flaco todo son pulgas". En pleno siglo XXI, podríamos actualizar el refrán con la especificidad de que "a mujer precaria, todo son parásitos domésticos". Una se parte los cuernos ganando el suficiente dinero para comprar un kilo de patatas, y hete que otros individuos, tales como ratones, palomas, o cucarachas, viven a costa de esa una a cuerpo de rey. Y sin pagar alquiler.

Pues sí, últimamente estoy interesada en los ratones. Empezaron a aparecer tímidamente en la tranquilidad de la noche, mientras trabajaba en el proyecto de investigación del master. Al principio no sabía si se trataba de un ratón pequeñito o de una cucaracha gigante. Oí un sonido como de granos que se derraman, y ví una cosa negra, con unas patitas muy rápidas, salir de detrás del frigorífico y meterse debajo de la cama.

Un par de meses más tarde, ya sé mucho más de ratones, y no tengo ninguna duda de que el noctámbulo despistado (o despistada) lo era. Con el tiempo, el ratón (o ratones) se han convertido en los reyes de la casa. "Zure etxea, zure erreinua", dice una publicidad reciente de Ikea; ¡qué coño "zure erreinua", saguen erreinua!!! Ahora ya recorren la casa con toda tranquilidad y sin cortarse un pelo. Me tienen miedo, pero se las saben todas. En L’ecume des jours, de Boris Vian, los ratones de la casa hablan con sus habitantes y con otros animales. ¿Qué historias contarían éstos?


Al final no ha quedado más remedio que acabar con ellos. Existen varias opciones:

1. Un remedio que se usa en las obras consiste en poner una palangana llena de agua, con una rampita que vaya del suelo al borde de la palangana, y en el extremo superior se pone el cebo (pan, queso, cereales...). Cuando el raton sube a comerse el cebo la rampita hace palanca y muere ahogado dentro de la palangana. Debe ser bastante efectivo, pero lo malo es que tienes que recoger al animal muerto.

2. Los cepos de toda la vida, que también hay que vigilar y limpiar. En los caserios se solían reutilizar, sacando el raton muerto.

3. Venenos de "última generación": los ratones muerden unas bolsitas llenas de veneno y se van a su madriguera a morir. Es el más "limpio", en el sentido de que no hay que preocuparse por los cadáveres.

4. En el bazar chino he visto el más cruel de todos: unas cintas adhesivas que se ponen en el suelo, y los ratones se quedan pegados en ellas. Te los encuentras todavía vivos :-((( Este remedio está indicado para plagas, cuando las opciones anteriores no funcionan.

He recurrido a la opción nº 3, y ahora me da pena de los ratones, pero no había más remedio, porque crían muy rápido (20 días, y son sexualmente activos todo el rato) y se multiplican fácilmente (5 0 6 nuevos individuos en cada camada). Ya han desaparecido, pero han dejado su legado: se han comido algunos cables, y ahora la lavadora no funciona y no hay agua caliente.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Mischa Canibal -

Y yo me pregunto... si tienen la madrigera debajo de la cama, los descubriras ahí muertos cuando toda las casa empieze a oler a podrido???

agggggggh!

placida -

Gracias, Miguel! :DDD

Miguel -

Holaaaa!
Me encantó el post! Una historia triste pero enternecedora a la vez! :)

Saludos!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres