Blogia
^^ placida ^^

4 días en el Sáhara

V. Congreso UNMS (Unión Nacional de Mujeres Saharauis)

Ya han pasado 3 semanas desde que volví del campamento 27 de febrero, Argelia, cerca de la frontera con el Sáhara Occidental ocupado. Los restos de henna en las manos y los pies aún me recuerdan el entrañable viaje.

Uno de los compromisos que adquirimos allí fue el de ser mensajeras de las mujeres saharauis, por eso escribo este post. Acudí a los campamentos con un grupo de unas 60 mujeres pertenecientes a la red vasca de apoyo a la UNMS, que es la Unión Nacional de Mujeres Saharauis. El objetivo del viaje era participar en el V. Congreso Nacional de las Mujeres Saharauis, que se celebró en la escuela de la wilaya 27 de febrero. El congreso es una de las piezas clave de la organización de la UNMS, y se celebra cada 5 años.

Nos sorprendió, durante el congreso, lo poco que se hablaba de los problemas específicos de las mujeres. El congreso se planteaba como acto nacional, y por tanto acudieron los máximos responsables del Frente Polisario, el gobierno y el parlamento saharaui. El discurso de Mohamed Abdelaziz, presidente de la RASD, apareció en todos los medios de comunicación internacionales, precisamente aquella parte de sus declaraciones en las que decía que «El nuestro no es un conflicto generacional, ni de clases, ni de género; es un conflicto por la liberación de nuestro pueblo». En las intervenciones que siguieron, se denunciaron reiteradamente las violaciones de los derechos humanos de las y los saharauis de los territorios ocupados, el plan de autonomía de Marruecos, se expresó la solidaridad con el pueblo saharaui y se apeló al cumplimiento del derecho internacional. Por supuesto que apoyábamos esas declaraciones, provenientes, entre otras, de representantes argelinas, namibias, sudafricanas, cubanas, etc, pero echábamos de menos una mayor profundización en los problemas de género.

De esta forma se nos pasaron los 3 días del congreso, hasta que fuimos convocadas por la nueva dirección de la UNMS (durante el congreso se celebraron elecciones para elegir a las representantes de la organización) a una reunión donde nos hablarían de los entresijos del congreso y de todo aquello que por falta de tiempo o problemas de traducción no habíamos podido escuchar. En esa reunión, celebrada el 8 de abril, Fatma Elmehdi y otras dos representantes de la UNMS, con calma, sencillez y decisión nos explicaron lo que había pasado. El congreso había sido un acto nacional, la situación política vuelve a ser crítica, y el congreso se había utilizado como altavoz de las demandas del pueblo saharaui, que son también las de las mujeres. De ahí la insistencia de las ponentes en mostrar apoyos a la RASD y denunciar los planes de Marruecos. Hubo problemas con la traducción: no se tradujeron todas las ponencias y la mayoría de los traductores eran hombres, que en ocasiones no habían sabido transmitir con exactitud el mensaje de las ponentes. Otro problema fue que el cúmulo de actividades previstas impidió a algunas participar en los talleres y otros actos.

A pesar de todo, para ellas había sido el mejor congreso de las mujeres saharauis. Todo indica que la organización se ha fortalezido en los últimos años. En 2002 se creó la Secretaría de Estado de Asuntos Sociales y Emancipación de la Mujer, liberando a la UNMS de muchos programas de atención social que hasta entonces gestionaba. Ello permitió a la organización concentrarse más en los asuntos de género, intensificar su propia formación y el intercambio con otras organizaciones feministas y de mujeres. El apoyo del gobierno saharaui al congreso es otra muestra de la vitalidad de la UNMS, y algunas feministas europeas comentaron que les provocaba envidia, porque ellas no podían decir lo mismo.

apirilaren 8ko bilera, UNMS

Algunos de los problemas de las mujeres saharauis son comunes a las mujeres de otros lugares del mundo, y otros son específicos, consecuencia de la situación que viven como refugiadas. Para ellas, la lucha por la independencia del pueblo saharaui es tan importante como la lucha feminista o por los derechos de las mujeres. No puede haber una sin otra. Me emocioné cuando dijeron: "nos alegramos de que todas las mujeres del mundo no tengan los mismos problemas que tenemos nosotras". Ellas son conscientes de las diferencias culturales, pero son muy abiertas a otras culturas y tienen claro que necesitan mantener un intercambio con otras mujeres, con otras feministas. Los ritmos son y deben ser distintos. Ellas utilizaban un refrán saharaui, equivalente a "vísteme despacio que tengo prisa". Las necesidades son urgentes, pero los pasos lentos parecen más seguros. Eso sí, habrá que estar vigilante para que no se den retrocesos, algo por desgracia ya visto en las luchas de las mujeres.

Así, nos hablaron del proyecto de Código de Familia que quieren presentar ante el parlamento. Para ello, plantearán un debate nacional y se formarán en derecho y políticas de género (o feministas). Tienen que tener en cuenta la situación excepcional del pueblo saharaui, porque, por poner un ejemplo, cómo va a pagar la pensión alimenticia a sus hijos un padre separado si toda la población vive de la ayuda internacional?

Lo mismo ocurre con las políticas de planificación familiar. Según dijeron, la UNMS nunca ha negado un anticonceptivo a una mujer, pero el problema del pueblo saharaui es un problema de existencia, porque se trata de un pueblo pequeño. Por eso, la UNMS reivindica su derecho a animar a las mujeres a tener muchas hijas e hijos. Eso sí, siempre cuidando y respetando la salud de las mujeres.

Respecto a la violencia de género o machista, personalmente me sorprendió escuchar que prácticamente "no existe". El hecho de que no asesinen a mujeres no significa que no haya violencia de género, aunque supongo que ellas estarán mucho mejor informadas sobre la situación en los campamentos. Sin embargo, me sorprendió la afirmación tan tajante de ausencia de violencia.

En el turno que se abrió de preguntas y reflexiones intervino Cristina del Valle, la que fuera cantante de Amistades Peligrosas. Las saharauis le agradecieron especialmente su sincera implicación en la lucha de las mujeres saharauis. Contaron cómo Cristina había llegado a enfrentarse a miembros del Frente Polisario por la cuestión de las mujeres, algo que -se intuía- había sido duro para ella. Lejos de la imagen de "cantante enrollada", se nota que Cristina vive en su propia piel la situación de las saharauis, y que su compromiso va mucho más allá de hacerse la foto. Una muestra es su participación en la reunión como una más.

El encuentro terminó con un emotivo e improvisado discurso de una de las representantes de la UNMS (no recuerdo su nombre, aparece en la foto de arriba), denunciando la actitud imperdonable del gobierno español en la cuestión del Sahara. Nos quedamos todas con la piel de gallina, el corazón encojido y los ojos llenos de lágrimas.

mohamedhenna

 

La familia de Glaila Maci, nuestra familia saharaui

Además de lo relativo al congreso, no quiero dejar de hablar de las experiencias que vivimos con nuestra familia saharaui, que nos hizo tan felices. Nos distribuyeron en grupos de 5 personas en distintas familias, con una acompañante que nos ayudaba con la traducción. Desde el primer día nos acogieron con un cariño y una amistad a la que no estamos acostumbradas. El estrés que traíamos del otro continente desapareció por arte de magia, y enseguida nos acostumbramos al "ritmo saharaui" ;-)

Dicen que una de las mejores formas de conocer al pueblo saharaui es a través de sus niños y niñas, y es cierto. Son tan distintos de las y los de aquí... alegres, independientes, comunicativ@s, despiert@s... Las pequeñas, Sjara (1,5 años) y Fatimetu (5-6 años) fueron nuestra alegría durante esos días. Recuperamos juegos sencillos de nuestra infancia, cantamos canciones, bailamos, charlamos... Los chicos, Mohamed (8 años) Babia (15) y los primos Bamba (16) y Hambdi (17) eran cariñosos, trabajadores, responsables... muy diferentes de las y los adoslescentes vasc@s. Ayudaban en todas las labores de la casa a Glaila, y la adoraban.

Glaila Maci es una mujer estupenda, como tantas otras saharauis, bella por dentro y por fuera. Tenía 13 años cuando se produjo la invasión marroquí y tuvo que huir de su casa. Desde entonces ha vivio exiliada con su familia. Ella construyó la casa en la que viven en el 27 de febrero; dice que cuando los hombres volvieron de la guerra, las mujeres se habían dado cuenta de que podían organizar los campamentos ellas solas. Su marido trabaja como conductor, y la hija mayor está estudiando en Libia. La mayoría de las familias saharauis están separadas, con gente que se quedó en los territorios ocupados y hace años que no ven, o que emigraron a Europa, América y otros lugares del mundo (hay saharauis hasta en la NASA).

También fue muy estimulante la relación con Ladiba (22), nuestra guía, que vivió unos años en Sevilla y que ahora trabaja dando clases de español en la wilaya de Auserd. Confrontar nuestras distintas creencias y estilos de vida fue enriquecedor para todas.

Apenas cuatro días pero llenos de recuerdos y vivencias que nos ayudan a afrontar con otros ojos nuestra vida diaria. L@s saharauis nos han dado toda una lección de humanidad, de dignidad, de alegría de vivir. Y nos hemos traido a casa el compromiso de apoyar a la causa saharaui con todos los medios que tengamos a nuestro alcance.

Para terminar enlazo el videoclip "La larga espera", de Cristina del Valle, con una sugerente imagen del pueblo saharaui volviendo a su país. ¡Ójala algún día se haga realidad!

 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

fadel -

viva el sahara y viva rasd keremos un sahara libre ya k las cosas en tindouf estan muy mal k remos ser como el mundo k esta arededor nuestro con casas y carreteras y arboles y bares ... sahara libre viva amistades peligrosas

credito -

Las causas de la “violencia de género”
Hemos perdido ya la sensibilidad al oír o leer noticias como ésta:
“Una mujer de 20 años ha muerto a causa de las heridas que le produjo ayer por la tarde su ex novio con un cuchillo mientras ella paseaba por el paseo marítimo de Gandía (Valencia). La joven fue hospitalizada con puñaladas en el cuello, tórax y nalgas y ha fallecido de madrugada. El presunto agresor, que ha sido detenido, tenía una orden de alejamiento tras ser denunciado por la mujer por malos tratos.”
Pero ¿cuáles son las causas reales de estos crímenes?
La igualdad ante la ley de hombres y mujeres, en caso de proceso de separación (y cuándo hay hijos peor) es ya inexistente. El hombre se encuentra en la calle y pierde la posibilidad de ver frecuentemente a sus hijos (son raros los casos, lamentablemente, de separaciones civilizadas).
Un hombre en esta situación o ante esta perspectiva, pierde fácilmente el raciocinio y comete estas barbaridades.
La familia y la igualdad de derechos y deberes entre hombres y mujeres son pilares a trabajar en profundidad para evitar una de las causas de estos crímenes.
Carlos Menéndez
http://www.creditomagazine.es

Matilde Selavy -

ya te lo había dicho, pero me gusta mucho la 1era foto, con las muejres subsaharianas con las maletitas tipo DJ de Emakunde!
;D

Sahara para l@s saharauis, koño!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres