Blogia
^^ placida ^^

Literatura de mujeres del mundo; cap. I: Cherchez la femme

"El camino que recorremos, otras mujeres lo han limpiado y hecho firme. Junto a nosotras, otras mujeres recorren caminos paralelos. medir sus pasos aprovecharlos, es la mejor manera de dar valor a su experiencia, a sus goces y sufrimientos. Sus estrategias creativas y vitales, la imaginación de sus propuestas enriquece las nuestras. Conocerlas es conocernos un poco más a nosotras mismas."

Me he apuntado al curso-taller de literatura de mujeres del mundo que imparte Merche Tranche en Hernani, y me he propuesto hacer 'blogging' con cada una de las sesiones. Ya llevamos 3, así que tengo mucho trabajo atrasado ;-) El método será escribir sobre las notas que tomé in situ, quizá de una forma algo desordenada.

En la primera sesión, que fue el 26 de octubre, Merche hizo una introducción a la "literatura de mujeres". Nos habló de las dificultades históricas de las mujeres para escribir, y de cómo las escritoras actuales, sean conscienten o no, escriben gracias a las pioneras, las británicas del siglo XIX como las hermanas Brontë o Jane Austen. Hay escritoras, como por ejemplo Lucía Etxebarria, que, nos gusten más o menos, son conscientes y conocedoras de la importancia de estas pioneras.

Vimos ejemplos de la misoginia de los críticos literarios, de cómo aprovechan la crítica a una sola escritora para despotricar de todo lo escrito por las mujeres, aunque cuidándose bien de mencionar las excepciones (grandes escritoras como Marguerite Duras). Esto no es justo, porque no todas las escritoras pueden compararse a las más grandes, del mismo modo que no todos los hombres que escriben son Joyce o Dostoyevski (y nadie les pide que lo sean); no podemos juzgar por las excepciones.

En otro ejemplo, Merche nos hizo leer un artículo del innombrable, titulado "Carta a María". Se trata de la respuesta de Perez Reverte a la carta de una niña de 14 años, que le pide consejo sobre qué libros leer. De todo lo que le recomienda el arrogante capitán Alatriste, no hay ni una sola referencia escrita por una mujer. "Podría pasarse la vida entera leyendo lo que le recomienda, y nunca leería un libro escrito por una mujer", decía Merche. Por otro lado, ella llamaba a la retahila de recomendaciones, "los cuarenta principales de la cultura". ;-)

Habló Merche de que las experiencias femeninas, como por ejemplo la relación madre-hija, la menstruación o la menopausia, no forman parte de la literatura, no se consideran experiencias universales. Todo ha estado siempre en contra para que las mujeres escribamos: las servidumbres domésticas o familiares, la falta de espacio, de reconocimiento... Al no poder dedicarse a los géneros literarios de más prestigio, las mujeres trabajaban otros como los diarios, las cartas, las recetas de cocina...

La historia de la literatura es una lucha de relatos, con varios "equipos" en liza. Las mujeres, serán las únicas en su "equipo", y las primeras, como hemos dicho, serán las escritoras británicas del siglo XIX. Como hasta ese momento apenas habían podido entrar en esa "lucha de relatos", nuestras heroínas victorianas tienen mucho a lo que contestar.

Contestando a Milton

Hasta esta primera sesión del taller, era ignorante de la importancia de John Milton en la cultura anglosajona. Su 'Paraíso perdido' (poema épico que dramatiza el Génesis, esto es, las andanzas de Adán y Eva), contiene todo un discurso acerca de la naturaleza de las mujeres y su lugar en la sociedad, al que nuestras escritoras empezarán por contestar.

En el poema de Milton, Eva es creada a partir de la costilla de Adán, y nada más despertar a la vida, cual Barbie presumida, descubre su propia imagen reflejada en el agua:

"Cuando por vez primera desperté
Del sueño, y me encontré recostada [450]
Y a la sombra, bajo un dosel de flores,
Sin acertar quién era y dónde estaba,
Y de dónde y cómo allí me habían traído.
Nada lejos de mí se oía un sonido
Murmurante de aguas que brotaban
De una gruta y en líquida llanura
Se esparcían y se remansaban
Tan puras como el ámbito del cielo;
Allí me encaminé sin experiencia
Previa, y me asomé a la verde orilla,
Para mirar el claro y liso lago,
Que a mi me parecía un firmamento.
Al doblarme a mirar, apareció, [460]
Justo enfrente, sobre el acuoso brillo,
Una figura inclinada hacia mí:
Retrocedí y ella retrocedió,
Mas complacida enseguida volví,

Y ella, complacida, enseguida volvió,

Devolviéndome la mirada con

Simpatía y amor
(...)"


Mientras Eva y Adán disfrutan del Paraíso, ajenos al "fatal" destino que se cierne sobre ellos, vamos conociéndolos poco a poco. Mientras Adán es el detentor de las más "excelentes" cualidades humanas, Eva ya se nos muestra como vanidosa, insensata, manipuladora... Ya saben, el "cherchez la femme" primigenio:

"A ella se le otorgó demasiado
Ornamento; perfecta exteriormente,
No está tan acabada en su interior."

El patriarca Dios, amante de las jerarquías, se encarga de dejar bien claro quién manda sobre quién. Adán le debe obediencia a Dios; Eva, primero a Adán y luego a Dios:

"Porque ¿qué es lo que admirás, qué es lo que
De tal modo te arroba? Una figura
Externa, sin duda hermosa, y digna
De tu cariño, homenaje y amor,
No de tu sujeción. Compárate [570]
Con ella y considera. Con frecuencia
Nada es más provechoso que la propia
Estimación basada en la justicia
Y la razón bien entendidas; cuanta
Más habilidad obtengas en este arte,
Más reconocerá que eres su dueño,
Y someterá todos sus encantos
A la realidad: hecha tan bella
Para tu mayor deleite, tan noble
Para que con honor puedas amarla
A ella, que percibe cuando abdicas
De tu prudencia. (...)"

Otro momento clave es la discusión entre Eva y Adán, conscientes de que el Diablo podría tentarles o atacarles, sobre si tienen que permanecer juntos o separados. Eva sugiere que separados podrían cumplir mejor con su trabajo en el Paraíso, que se limitaba a la jardinería; pero Adán, que considera a Eva más débil, se niega a dejarla a solas:

"Bien has expuesto, bien has razonado
Cómo podemos realizar mejor
La tarea que Dios nos ha asignado,
Y merece mi elogio tu advertencia;
Pues nada hay más hermoso en la mujer
Que aplicarse al doméstico cuidado
E inspirar nobles hechos a su esposo."

Eva insiste en que no tiene sentido vivir con miedo y sin libertad de movimientos, y, aunque al final se saldrá con la suya (para demostrar lo malísimo que es dejar a las mujeres hacer las cosas solas), Adán le advierte:

"(...) No busques, pues,
La tentación, mejor es evitarla,o te me alejas;
Y ello es más fácil si no te me alejas;
Ya que la prueba vendrá sin buscarla.
¿Quieres poner a prueba tu firmeza?
Primero pon a prueba tu obediencia."

Merece la pena leer completo el 'Paraíso perdido' de Milton. Yo he disfrutado leyendo algunas partes, alucinando con la caricatura que es Eva. Es increíble la mala fe hacia las mujeres que destila todo el texto. Así, a una no le extraña que las primeras escritoras empezarán contestando a Milton. En la mayoría de sus novelas, encontramos referencias al 'Paraíso perdido'. Por ejemplo, en 'Franskentein', de Mary Shelley , el monstruo lee la obra de Milton tras su huida del laboratorio, cuando se refugia y se esconde. La propia historia tiene también mucho que ver con el Génesis, la creación del monstruo y cómo éste se siente solo y le pide al Creador que le fabrique una compañera.

En las novelas de las hermanas Brontë y en las de Jane Austen, también hay giños y referencias al 'Paraíso perdido'.

Preparando la lectura de 'Cumbres Borrascosas'

Para preparar la lectura de la primera novela, Merche nos dio varias pistas. La primera era la de Milton, con la invitación a leer 'El Paraíso perdido'. La segunda, el cuento original de 'Blancanieves', que leimos y comentamos allí mismo. Después, una lista de detalles que deberíamos de tener en cuenta a la hora de leer la obra:

  • Imágenes de las mujeres: opuestas, ángel-demonio
  • Educación de las mujeres
  • Qué leen
  • Consideraciones sobre el arte y, en esecial, sobre la escritura
  • El dinero, el matrimonio, la independencia económica, las huidas
  • Enfermedades, locura
  • La comida
  • Espacios: abiertos, cerrados, amplios, estrechos, propios. La casa y sus habitaciones. Los desvanes.
  • Imágenes de encierro
  • Los viajes, los medios de transporte
  • Tratamiento de la naturaleza
  • Los espejos
  • La imaginación, el engaño y el autoengaño
  • Opciones: cuáles hay y qué suponen
  • Normas sociales
  • Embarazos, hijos
  • Relación con otras mujeres: de qué hablan

Además de todo esto, nuestra "profesora" nos dio pistas más concretas sobre 'Cumbres borrascosas', de Emily Brontë:

  • ¿Qué piden l@s niñ@s, al principio de la novela, que les traiga su padre?
  • Parece que nadie consigue lo que quiere, pero un@ sí. Esa es la clave del libro...
¿Verdad que, con tanto misterio, entran ganas de leerla? ;-)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

placi -

Gracias kantares, beso gordo eta gora terkak! ;-D

lakantares -

Eres la mejor, placida, qué ganas de aprender y entender transmites siempre...y además lo haces con lucidez y serenidad, sin juicios...de lo más loable, otro abrazo terko

placida -

Gracias maitetxu! Qué alegría encontrarte por aquí! :-D
Seguire contando el curso de literatura,
muxu gigante****

Maite -

Kaixo guapa! He encontrado tu página por casualidad navegando por la red...Da gusto leerte y que compartas tu entusiasmo y tu interés por lo que haces en cada momento. Tiene una pinta estupenda el curso, aprovéchalo y siguenos contando un poquito más a las que no podemos asistir...
Un abrazo Terko
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres